Somosdepor.com

Buscando una idea

El maestro argentino César Luis Menotti explica con su habitual sabiduría que uno de los problemas básicos del fútbol actual es que hay dos tipos de personas que van a un campo de fútbol: público y espectador.

Dice él que no es lo mismo, porque para ser público hay que tener un mínimo de conocimiento y cree que los campos se están llenando de espectadores.

La afición del Dépor es mucho mas paciente y bastante menos exigente que la de buena parte de España lo que me parece que en vez de ser una condición favorable muchas veces se ha vuelto en contra.

Por lo general, al estadio
asiste público con un gusto bien definido y con cierto conocimiento de lo que se habla. Después van espectadores, que resultadistas o arrimados al poder de turno defienden muchas veces lo indefendible.

Y siguiendo esa línea argumental, algo que tendría que ser innegociable hablando de juego es la IDEA de lo que realmente gusta en cada localidad: no es igual en Sevilla que en Madrid o en Barcelona que en Eibar… y eso
es lo que realmente ha fallado en los últimos años.

Ir a un campo de fútbol tiene que despertar cierta dosis de orgullo
diferencial, debe de ser la representación de una identidad y además y por encima de todo un espectáculo de emoción.

Por eso todos vivimos atrapados en un taconazo de Djalma, un pase de
Valerón, un disparo desde 40 metros de Donato, una vaselina de Bebeto o una recuperación de Mauro.

Efectivamente los tiempos han cambiado y aquellos años dorados puede que no regresen, pero al público coruñés que no al espectador lo que sin duda le
llena es el buen trato de la pelota y un gusto por un juego determinado que ya lleva tiempo alejado de la Rúa Manuel Murguía.

De la misma forma, el concepto del Fabril también se cae. Imagino que
partiendo de un objetivo imperioso pero equivocado como es el ascenso, la precipitación y la ansiedad empuja a que la política sea traer más y más futbolistas de lejos de nuestra Comunidad.

Mi percepción es que si fuesen
más de Monte Alto, la Sagrada Familia, Labañou y por qué no Pontedeume, Conxo, Viveiro, Verín o Ponteareas el sentimiento de identidad propia y unidad calaría mucho más en todos nosotros en general.

En este aspecto, echo en falta de que alguién salga a explicar la política de este equipo en concreto y de la cantera en general. Imagino que sus razones tendrán, pero mientras alguien de peso no lo exponga, todas las conjeturas son pocas. Por tanto y sabiendo que en el fútbol de élite todo se basa en el resultado y en la clasificación debido a las consecuencias económicas que tiene el
estar en una categoría u otra, tendríamos que tener la oportunidad al menos de poder disfrutar e ilusionarnos.

En el primer equipo…con la idea que más gusta y cala. En el filial, con la afinidad que produciría que la mayor parte de los chicos fuesen de nuestra ciudad o de poblaciones limítrofes. A día de hoy ambas cosas las veo demasiado lejanas.

Deja un comentario

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: