Somosdepor.com

Del Dépor, gracias a Lendoiro

Nunca, nadie, tanto, con tan poco…. Augusto Joaquín César Lendoiro

Pertenezco a una generación que pudo disfrutar plenamente de la mejor época del Deportivo, una época que hasta entonces, ni siquiera los más forofos se atrevían siquiera a soñar.

La “longa noite de pedra” marcó mi infancia, la gran mayoría éramos de un club de primera y después, en segunda, del Deportivo. Nací el año en que el Deportivo bajó a tercera y la década de los 80 viví decepción tras decepción. En aquella época en las quinielas y en la televisión española éramos el Coruña, un modesto equipo que soñaba con ascender y que siempre fallaba en los momentos cruciales.

Era tal la situación, que recuerdo el ascenso contra el Murcia como la mayor celebración que vivió esta ciudad tras un éxito deportivo, recuerdo como esa noche a mis 17 años la gente celebraba con euforia algo que desearon durante tanto tiempo, sólo los efectos de la elevada ingesta de alcohol nos permitieron esa noche cantar el famoso “Barça, Madrid, ya estamos aquí!”, pero ni siquiera en ese estado de euforia nos creíamos que eso algún día pudiera convertirse en realidad.

Pero pasó, vaya que si pasó, Lendoiro hizo real lo que ni siquiera nos atrevimos a soñar, durante 25 años, desde la nada, sin ayudas, un modesto club de una modesta ciudad del norte de España se convirtió en un grande capaz de pelear de tú a tú con los mejores y ganarles.

Esa fue la historia, el contexto en el que se produjo también debe ser tenido en cuenta, en esa época el fútbol español se endeudó en 4.000 millones de euros, había que endeudarse hasta para luchar por no descender. Los dos grandes daban pelotazos urbanísticos recalificando terrenos, los equipos vascos y valencianos recibían anualmente cuantiosas subvenciones, un medio de comunicación cercano a esta ciudad se llevó solo en aquel período más de 100 millones de euros de las arcas gallegas… y los Gil, Ruiz Mateos, Horacio, Agapito, Ortiz, Fernández, Roig, etc.. se convirtieron en dueños de las SADs, ese era el contexto. Y en ese contexto, esos 25 años de oro tienen una factura de 100 millones a pagar en 34 años, factura que no tendrán que pagar de sus bolsillos sus más de 25.000 dueños.

Equipos históricos como el Mérida, Logroñés, Málaga, Badajoz o Salamanca desaparecieron o tuvieron que refundarse por no poder afrontar sus deudas, sin embargo el Depor siempre ha sido y es viable, gracias, sobre todo, a haberse convertido en el Depor. Si hay algún día que eso estuvo en juego, fue sin duda, el 22 de mayo de 1988 cuando Vicente, fuera de tiempo, lo evitó.

El debate, fuera de esta ciudad o si quieren fuera de Galicia, no existe, hubo un hombre que nos puso en el mapa, es a él a quien debemos agradecer lo vivido, en ningún momento de la historia, nunca, ningún otro dirigente deportivo, nadie, consiguió elevar a lo más alto, tanto, a un modesto club de una modesta ciudad sin ninguna ayuda, con tan poco.

Por eso cuando escucho a algunos hablando sobre que hay que fiscalizar la gestión de Lendoiro yo afirmo con rotundidad, claro que sí. Fiscalicemos, analicemos lo que costó, analicemos el contexto y analicemos lo conseguido, gestionar significa eso, dirigir y administrar unos recursos para obtener unos resultados. Estoy seguro de que todos los que creen que la gestión de Lendoiro al frente del Deportivo fue un desastre podrán nombrar sin problemas tres o cuatro dirigentes deportivos que lo hayan hecho mejor que él.

Y como me enseñaron que es de biennacido ser agradecido, quiero terminar esta reflexión agradeciendo a Don Augusto César Lendoiro la gloria vivida, eso nunca podrán arrebatármelo por más que intenten cambiar la historia.

Gracias Lendoiro.

Deja un comentario

Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: