Somosdepor.com

Lucas Pérez, el discutido líder bajo el temporal

Hablar de Lucas Pérez en A Coruña es nombrar a un hombre talismán para la mayor parte de los aficionados del Deportivo de La Coruña.

Resulta ridículo repasar por millonésima vez los repetidos esfuerzos y sacrificios que el ariete de Monelos ha realizado para enfundarse la camiseta blanquiazul, no sólo en esta etapa, si no también en las dos anteriores en las que llegó al conjunto herculino, primero cedido por el PAOK y posteriormente traspasado desde el mismo club.

No obstante, la influencia de Lucas Pérez sobre el césped en su distintas etapas en el club blanquiazul resulta tan abismal como innegable: En su primera temporada como jugador del Deportivo, pese a no poder disputar casi la mitad del campeonato liguero, se erigió como máximo goleador del equipo, y escribió a fuego su nombre en la historia reciente del equipo coruñés comenzando la remontada en el Camp Nou que, terminaría dando al Deportivo la salvación con un auténtico golazo. De su segunda temporada no hay mucho que decir. Rescató récords que pertenecían a tiempos mejores (alguno en manos de un tal Bebeto), se convirtió en el líder absoluto del equipo y llegó a llamar a las puertas de la Selección Española, tal vez si el actual inquilino del banquillo nacional hubiera estado en aquel momento, y sólo tal vez, esas puertas podrían haberse abierto.

Y pese a la lluvia de ofertas que recibió a lo largo del verano, sólo una desmesurada oferta (y, recordemos, no solo desmesurada para el jugador) por parte del Arsenal pudo sacar a Lucas del equipo de su ciudad.

Tras un año empañado por el poco protagonismo en el cuadro londinense, Lucas recuperó el afecto de aquellos a quienes su marcha no sentó del todo bien gracias a sus innumerables esfuerzos para regresar a Coruña esta temporada. Pidió el “transfer request”, se declaró en rebeldía abandonando su vivienda en Londres y trasladándose a un hotel para presionar al Arsenal y se negó a negociar con ningún club que no fuese el Deportivo pese a recibir ofertas de clubes “golosos” como pueden ser el Sevilla o el Valencia entre muchos otros.

Y aunque es cierto que agua pasada no mueve molinos, resulta de vital importancia remarcar la trascendencia de Lucas en este equipo, que pese a estarse hundiendo en la incertidumbre, partido sí y partido tambien, encuentra en Lucas Pérez un hombre que está yendo de menos a más y que poco a poco se está acercando a su mejor versión.

El problema que ha tenido Lucas Pérez en su vuelta a casa es que quizá la afición esperaba que el de Monelos estuviese desde el día uno, o desde el día… tres, quizá, los más pacientes, al nivel del Lucas que se marchó del Deportivo en el verano de 2016.

Quizá incluso al propio Lucas le ha faltado la paciencia en más de una ocasión y le ha perdido por momentos el afán de volver a ser el líder del Deportivo, precipitándose en algunas decisiones o pecando de individualista en jugadas en las que quizá en otro tiempo habría dado un pase que pudiera generar peligro.

Y pese al comienzo dubitativo del delantero, no es baladí el detalle de que Lucas Pérez lleva tres goles en cuatro partidos, que son cuatro si se toman en cuenta los minutos “de la basura” que el gallego disputó en Ipurúa, se supone que tras superar una lesión, pero la sensación que se apreció en el campo fue que aún estaba saliendo de ella, recordemos que el propio Mel calificó como un riesgo llevar al de Monelos que el madrileño asumió en rueda de presa tras el choque.

Ante la pérdida de protagonismo que está sufriendo Florin Andone, parece incuestionable que, pese a que Lucas va recuperando el nivel, se está viendo muy sólo en el ataque, donde sólo Adrián López (que ha vuelto a caer lesionado nada más volver al equipo), ha conseguido cuajar minutos ilusionantes, es por ello que a nivel de confianza va a resultar clave para el futbolista de Monelos la relativa facilidad con la que está viendo portería para convertirse en el líder dentro del campo que este equipo necesita tanto, sin olvidar que esos goles se acabarán traduciendo en puntos cuando el equipo frene la endeblez defensiva que está demostrando en casi todos los encuentros disputados hasta la fecha.

Pero más allá de la aportación goleadora de Lucas al equipo, es difícil ignorar que también es un líder, dentro del campo que da órdenes a los compañeros y que no se esconde a la hora de reclamar ciertas cosas a los colegiados cuando los capitanes oficiales del equipo no están cerca.

En resumidas cuentas, Lucas está poco a poco, reconvirtiéndose en el jugador que fue no hace tanto tiempo, está encontrando la portería con frecuencia y se está convirtiendo en una referencia dentro y fuera del campo para jugadores y afición, lo que el ‘7’ esta dejando en las últimas jornadas es un conjunto de destellos que no conviene ignorar, aunque cueste mucho trabajo ver luces entre los negros nubarrones que pueblan el cielo blanquiazul en estos difíciles días.

Deja un comentario

Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: