Somosdepor.com

Mar de fondo sobre Dépor gris

A veces nada es lo que parece. Un día alguien decide que será otra la marca encargada de diseñar las camisetas de tu equipo y, cuando llega el día de ver los resultados, descubres que, además, le han dado media vuelta al refranero. Y tú, que llevas toda la vida viviendo la vida pirata (hasta el punto de no recordar si la elegiste tú o fue ella la que te eligió a tí), que has crecido en el convencimiento de que donde hay capitán no manda marinero, ves atónito como el club hace rodar ante nuestros ojos las cabezas  de todos de ellos, LUX, LAURE Y ALEX, al son de un “no hay quien pueda con la gente marinera”. Y te acuerdas del día anterior, cuando la única pista con la que se contaba era la de saber que la marca le iba a hacer un guiño al mar (Si Macron trajo un mar, fue un mar de dudas). Mar que en ningún momento podrá atreverse a competir con la certeza de saber que no vas naufragar en él.
Y no contentos con dejarnos huérfanos de capitanes, le niegan el derecho a Luisinho y entregan la capitanía a un vestuario con cuestionable criterio para que la otorgue por Real Decreto, echando por la borda el último rescoldo de identidad y orgullo. La derrota del querer y no poder,  frente al capricho y el egoísmo de quien poco demostró.
Y así andamos… Intentando pasarlo… Aunque sea sin masticar
Y es que, al final, en el Dépor como en la vida (para mi, son lo mismo), te adaptas a las circunstancias. Sacas ese lado tuyo que de sobra sabías que tenías, pues ya son muchos “palos” los sufridos y sigues porque no te  queda otra que aprender a convivir con todos y cada uno de los golpes. Convives con lo que sientes. O con lo que has dejado de sentir cuando, los que hacen y deshacen por encima de nuestra voluntad, abandonan en el camino a aquellos que jamás hubiésemos querido dar por perdidos. Convives con sus ausencias. Con sus recuerdos. O con la rabia y la frustración que da saber que ya no están. Qué ya no puedes ir en contra de tu realidad. Cuando lo ÚNICO y lo más DIFÍCIL que has de hacer es ACEPTAR.
El Dépor, como la vida ( para mi son lo mismo) no se puede vivir a medias. No podemos evitar los momentos que se nos presentarán para ponernos al límite. Unas veces nos colocará en el abismo, otras, incluso, sentiremos que nos deja  temblando más tiempo del “humanamente” soportable. Muchas otras más, intentará exprimir hasta la última de nuestras lágrimas y lo peor es que tú sabes, que por muchas eternidades que pasasen, siempre quedará una más para llorar. Te subirá a lo más  y alto, para luego dejarte  caer. De la gloria  y al infierno y, otra vez, a luchar por volver. La incertidumbre nos acompañará hasta el final de nuestros días. Y sólo entonces podrás elegir, si te haces fuerte o te vuelves pequeña.
Y yo que amo al Depor como a mi vida (para mi, son lo mismo) sé que, por mucho que el futuro no sea como un día imaginé, no habrá más salida que seguir respirando. Curando, aceptando, viviendo el Depor que me tocó vivir; como hoy, fluyendo con ésta realidad que me han impuesto que ni la quiero, ni me gusta, ni aceptaré. Me adaptaré a ella, sencillamente porque negar lo ocurrido no hará que  no suceda. Pero sobretodo, porque cuando antes pase por ella, más cerca estaré de vivir esos momentos que han de llegar. Qué mil veces caeré y mil y una más me levantaré.
Porque en el Dépor, que es pura vida #lomejorestaporvenir. Y mientras esperamos…… en las malas crecemos y en las peores, NOS HACEMOS GIGANTES.

FORZA DÉPOR!!!!!!!!  ES LA VIDA QUE VIVIMOS…  ES LA VIDA QUE ELEGIMOS.

Deja un comentario

Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: