Somosdepor.com

“Sei bella come un gol al 90”

Ryan Çolak, Emre Babel quien dice uno dice otro, ayer ellos fueron los protagonistas.

Llegaba el sábado, llegaba el Sporting, llegaba la mareona, tocaba volver a Riazor y tocaba volver a disfrutar del fútbol de Emre Çolak. Comenzaba el encuentro y se veía un Dépor con más hambre y ganas de agradar a la afición, es de mencionar que ayer estuvo como en las grandes noches, animando desde el minuto uno y sin dejar que nadie dejase de aplaudir o gritar animando a los jugadores. Pese a que los resultados anteriores no fueron buenos lo que sabemos es que Riazor no falla, ayer 25.000 espectadores coreamos cada ataque del equipo y aplaudimos sobre todo a Emre. Cada día que pasa este futbolista nos deja más muestras de calidad y ayer especialmente estaba obsesionado con marcar un gol. El mediapunta turco probó el disparo desde todas las posiciones, sin tener fortuna, algo que no solo a él le molestaba sino que Andone también recriminó en varias ocasiones que no le buscase, pero el turco tenia entre ceja y ceja la portería. El Dépor llegaba y el 8 dejaba detalles de calidad con Moi Gómez como espectador de lujo, la elástica número 8 hizo recordar al público a Djalminha, 8 y zurdo con detalles técnicos de calidad hicieron las delicias del respetable que ayer asistió a Riazor.

Quitando las delicateses de Emre, ayer apareció otro protagonista inesperado, Ryan Babel ese futbolista que ya había dejado detalles en el primer encuentro en Riazor y que ayer se convirtió en el actor principal de la película, llegaba el minuto 68, el Sporting hacia dos minutos que acaba de empatar y Garitano tiraba del soldado Ryan para intentar llevarse los tres puntos. El extremo holandés salía al terreno de juego y demostraba gran criterio en todos los balones que tocaba, presionaba, robaba balones e incluso se animaba a disparar, dos disparos que eran repelidos por la defensa rojiblanca. Todo parecía perdido, el cuarto árbitro había señalado 2 minutos de añadido, los aficionados comenzaban a subir las escaleras (Yo me incluyo) cuando el tiempo se paraba, EMRE y BABEL se asociaban, el zurdo dejaba el balón al holandés que miraba, colocaba el balón para su derecha y zapatazo, sonó el palo y para dentro, éxtasis en Riazor y 2-1 en el marcador, Ryan celebraba el gol como si la ganásemos un título,  ¿Qué puede sentir un jugador que llevaba meses sin jugar al fútbol? Rabia, emoción, cariño y sobre todo volver a sentirse futbolista sentimientos que se le debieron de pasar por la cabeza a Ryan cuando celebró el gol, mientras se escuchaba en la grada el grito de ¡BABEL! ¡BABEL! ¡BABEL! Un nuevo ídolo se está gestando en Riazor y esperemos que esta alegría sea la primera de muchas en esta temporada.

Deja un comentario

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: