Somosdepor.com

¡¡¡Tierra a la vista!!!

Este domingo, en El Sadar, el Deportivo intentará llegar al puerto de la victoria que le dejaría un año más en la Liga de las estrellas. De no ser así tendría tres “match ball” más, para finiquitar una temporada que ha dejado más pena que gloria a la parroquia blanquiazul.

La “Liga de la mediocridad” llega a su fin y los equipos que están peleando por no descender se lo han dejado muy cómodo al Deportivo (digamos que se lo han regalado). Osasuna y Granada ya han dejado su presente a los blanquiazules y el Sporting también se ha sumado a la fiesta deportivista: Nunca estuvo la permanencia tan barata.

Con este panorama se presenta el Deportivo en Pamplona; con la intención de terminar con este esperpento de temporada que ha dejado en evidencia la pobreza del proyecto del equipo que preside Constantino Fernández.

Esa es la lectura que le queda al aficionado de a pie. Salvo hecatombe, el Depor se va  salvar un año más, probablemente con más holgura que años anteriores, pero el deportivismo está harto, harto de no entender por qué se vendió que este equipo podía llegar a los 50 puntos, harto de sufrir con un juego insulso, de cambiar continuamente de entrenadores y no tener un patrón de juego definido, harto de ver como los únicos que sudan la camiseta no están en el césped y sí en la grada, dejándose su alma y su garganta para apoyar a su equipo.

Cansado de ver a “ídolos de barro” que no demuestran compromiso ni profesionalidad, que “babean” ante los grandes, desilusionados ante el enésimo proyecto que se acaba sin resultados decentes, otro verano en el que habrá que fichar a medio equipo y jugársela a cara o cruz.

Aburrido de tanta palabrería sin sentido, de excusas con cada derrota, de hablar en la rueda de prensa y callar en el césped, de justificar lo injustificable y tratarlo como a necios. Aterrado con lo que pudo ocurrir si su equipo hubiera descendido a la segunda división, con un convenio con Hacienda que le asfixiaría hasta la misma desaparición.

Sorprendido con lo que sucede con su cantera, nadie se asoma al primer equipo ni aporta identidad a un equipo falto de referentes y jugadores enraizados en la tierra, que conecten con la grada y que sientan la camiseta.

Y es en este panorama donde 700 valientes se enfundan la elástica blanquiazul y se plantan en El Sadar para apoyar a su equipo una vez más. Otros millares encenderán su televisión con la ilusión de un niño, con la sonrisa en sus labios porque juega su equipo de alma. Esa ilusión que puede con todos problemas y que les hará gritar el gol de la permanencia como si de un título se tratara; esa irrealidad que hará olvidar y perdonar tanto sufrimiento a lo largo de la temporada, esa fascinación que hará que con cada fichaje que se anuncie se desate la fantasía y el recuerdo de lo que fue, esa utopía que le hará soñar con el enésimo proyecto que le venderán.

Porque eso es lo único que le queda al aficionado deportivista, esa bendita ilusión.

Deja un comentario

Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: