Somosdepor.com

Viejas sensaciones

El Deportivo llegaba al Ciutat de Valencia dispuesto a comenzar su liga, con una semana de atraso. En el Levante veía a un rival que, por presupuesto y situación, será competidor directo de los herculinos durante toda la temporada. Nada más lejos de la realidad. La oda al cuero que propuso Pepe Mel en las ruedas de prensa previas al partido se quedó en la teoría; en la práctica, en el verde (donde hay que demostrarlo) fue el equipo granota el que se adueñó del esférico, lo movió con criterio y lo lanzó una y otra vez contra el área rival. Porque aunque sea un equipo recién ascendido demostró que tiene claro cuál es el fútbol que quiere replegar, sin importar la categoría. Plan del que parece carecer el Dépor a finales de agosto. El partido de ayer, con sus más y sus menos, fue un calco de la imagen desangelada que se percibió en largos tramos del año pasado. A día de hoy, con una pretemporada a las espaldas, quedan fútiles las frases sobre la practicidad y los objetivos.

Mel repitió prácticamente el mismo once que sudó la camiseta ante el Real Madrid, salvo la entrada de Emre Çolak por el costarricense Celso Borges (para tener el balón, por si no quedó claro después del partido). Con lo que no contaban en el banquillo blanquiazul es con que el Levante, cargado de tintes épicos, se convertiría en el campeón de Europa, Bardhi en Modric y Morales en Isco. En el Deportivo se achacó la derrota ante los madrileños al acierto en ambas áreas y lo que no sabía es que Fede Cartabia y Sidnei iban a hacer gala de esa pegada: dos goles en el primer tramo del encuentro y a defender como gato panza arriba. Rubén salvó las embestidas de un Levante enrabietado por los tantos recibidos mientras que el juego de los visitantes se basó en darle balones a Schär para que este buscase las incursiones de Luisinho en la orilla izquierda. El turco no olió un balón, difícil hacerlo cuando todos te pasan a un metro por arriba; mientras que en el balance de Andone quedan mucha entrega y un par de faltas forzadas, ni un sólo tiro a puerta.

Y es que el tanteo de disparos fue tan sonrojante que evitaremos aclararlo en estas líneas. Sólo los primeros minutos en el terreno de juego de Bruno Gama y la expulsión de Morales dieron al Dépor un respiro para verse con algo más de balón en campo contrario y el cronómetro corriendo a su favor. El efecto que provocó la entrada del portugués se agotó rápidamente como la efervescencia de un refresco de marca blanca y en el enésimo balón colgado al área Ivi se desmayó ante la salvaje mirada de Juanfran Moreno. Uno de esos penaltis que sabes que en algún momento del lance va a llegar, aunque en este caso fuera más mérito del colegiado que demérito de la zaga herculina. Así, el Levante hizo justicia con un injusticia clamorosa y el Dépor arrancó un punto de un feudo hostil que para nada debe servir para dejar contento a nadie. La imagen fue paupérrima, por decir algo magnánimo. Punto primero en el orden del día a partir de mañana lunes aprovechando el parón de selecciones. El Dépor estrenó su casillero en esta nueva temporada pero a un precio demasiado alto.

Deja un comentario

Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: