Somosdepor.com

Análisis | El nuevo esquema de Natxo y la carencia de un mediocentro ofensivo

 El Deportivo de Natxo González cambió de esquema tras una mala racha de resultados. Después de jugar durante meses con muchos futbolistas por el carril interior, ahora el 4-3-3 con el que el Dépor parece destinado a pelear por ascender destapa una carencia que difícilmente se podrá tapar.

La Liga 123 se ha convertido en un campo de batalla donde todos tienen armas para pelear. El Deportivo, metido en medio de la pugna por ascender durante toda la temporada, se ha encontrado en su regreso a segunda con una segunda división ultra competitiva. Siempre ha sido dura, pero quizás, esta temporada, se han juntado la mayor cantidad de grandes e históricos clubes que se toman este año como el elegido para regresar a la élite.

En un torneo de resistencia, donde cada uno emplea armas distintas, la capacidad táctica y el fondo de banquillo de las plantillas está siendo diferencial. Solo los equipos que saben sobreponerse a los malos ratos consiguen aguantar arriba. El Deportivo, que sorprendió a todos por su esquema en rombo, fue perdiendo originalidad y frescura a medida que pasaron las jornadas. Sin el factor sorpresa, Natxo se ha visto obligado a cambiar a varios jugadores de posición, y buscar un plan distinto. Un plan que, aunque está sirviendo para mantenerse entre los seis primeros, ha destapado una carencia que con el rombo no se veía. El Deportivo no tiene volantes ofensivos que rompan líneas en conducción de balón. Algo que, con el rombo, debido a tener a un mediapunta por delante de los tres centrocampistas, no era necesario. Cartabia, Pedro o Carles Gil se encargaban de filtrarse entre líneas y hacer daño. Pero en un 1-4-3-3, con Cartabia desplazado a un lado, Pedro tocado y Carles en Estados Unidos, el Dépor no ha encontrado a un jugador que a través de las conducciones se filtre a la espalda de los pivotes rivales.

Desde que el Dépor juega con extremos partiendo desde la banda, el equipo es más vertical y juega más cerca de área rival. Si bien Borja Valle y Fede Cartabia tienen la tarea de ser ellos los que caigan al medio para dejar las bandas a los laterales, en muchas ocasiones no es eficaz. Valle no es un futbolista asociativo, no es un mediapunta, es un delantero, con el gol entre ceja y ceja, y que aun jugando alejado del área, busca siempre atacar el espacio o buscar su pierna buena para golpear. Cartabia, menos vertical y más técnico, también es ese perfil de futbolista que quiere encontrar su pierna buena para sacar el latigazo. Ambos tienen una función asociativa, ambos deben caer a ese medio y jugar recibir muchos balones para hacer daño por dentro, o generar huecos en banda para que sean los laterales quien hagan sangrar al rival. Pero no son jugadores que rompan la línea de medios. Es más, los únicos capacitados para hacerlo son Edu Expósito y Vicente Gómez, pero no con conducciones, sino con pases.

Imagen hecha por Xane Silveira. La zona roja hace referencia a la influencia que podría tener el perfil de centrocampista que falta en el Deportivo una vez superada la línea de medios. También hace referencia a la zona que Fede y Vallle intentan explotar cuando se meten por dentro. [/caption]

En un 1-4-3-3 tradicional, lo habitual es que exista un futbolista que haga de brújula y ancla, que ayude con la salida de balón y con el balanceo defensivo del equipo, por comparar con el equipo que explotó este esquema, Busquets podría ser ese perfil de pivote defensivo. En el Dépor, Alex o Mosquera. El segundo en el medio suele ser el metrónomo, el que decida el tiempo de juego, el que marque con sus pases si se juega a un ritmo u otro. El nombre que a todos se nos viene a la cabeza es de el Xavi Hernández; su papel está representado por Edu Expósito. Y el tercer volante, más ofensivo, debe romper líneas en conducción. Iniesta era el gran ejemplo. En el Deportivo, salvando las diferencias claro, falta ese perfil, el perfil de un mediocentro ofensivo que, además de saber combinar, regatee, realice conducciones más largas que las de sus compañeros y rompa líneas para poder encarar a la defensa rival. Y sin ese perfil, muchas veces, el equipo se atasca.

Borja Valle fue uno de los favorecidos con el cambio de esquema

Atascarse es lo normal, porque el rival también juega, y sabe que, frenando las subidas de los laterales, tapando los huecos interiores y desactivando a Edu Expósito (siempre que puedan hacerlo, claro) el juego del Dépor se ralentiza y se convierte en monótono. Monótono porque no hay ningún centrocampista en la plantilla que individualmente sea capaz de marcar diferencias en conducción.

El Deportivo puede sobrevivir sin ese perfil, correcto. Y lo hará, seguro. Pero Natxo sabe que ese jugador podría ser diferencial, y aunque ya es tarde para alcanzarlo, Natxo tendrá que encontrar una alternativa para cuando el equipo se atasque.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: