¡Bienvenido, Mr. Marchena!

Riazor disfrutó por fin de la segunda victoria, lo hizo en un partido que no pasará a la historia por el juego, pero que sirve para seguir sumando y creciendo.

EL partido comenzaba frío, como el tiempo, Riazor quería ver un buen partido tras el varapalo de Tenerife, pero no iba a ser fácil.

La sorpresa en la alineación era Luisinho, tras las muchas probaturas de la semana, Vázquez lo situaba de interior, y repetía con Manuel Pablo de lateral izquierdo.

El Depor comenzó mandando,  el Castilla quería robar y salir rápido  con balones a la espalda, pero ni uno ni otro conseguía imponer su juego.

EL conjunto blanquiazul tenía el mando, pero el juego era plano, las ideas son un bien muy caro, y en este Depor faltan cuando Juan Domínguez está desaparecido. Tan sólo Culio y Luisinho parecían ser capaces de romper la monotonía del juego en paralelo y en campo propio.

Y tuvo que ser en una jugada a balón parado cuando, de la manera más inesperada, nacía la “Marchilena” falta sacada por Culio, y tras un rebote, Marchena desde la frontal remataba de chilena, el balón se colaba por la escuadra, Riazor tardaba un par de segundos en reaccionar, ¡Increíble! ¡Golazo! Marchena demostraba, una vez más, que en el fútbol ningún balón se puede dar por perdido, cualquier rechace es bueno, el más listo de la clase, gana.

Marchena aporta demasiado a este equipo, Bergantiños lo hizo de lujo en el central, pero el Depor no puede permitirse tener en el banquillo a un jugador como Marchena… carácter, calidad, mando… es el capitán en la sombra.

El partido continuo desangelado, por parte del Depor tan sólo alguna acción aislada de Rudy que no encontró rematador tras un buen regate y por el Castilla un buen balón a la espalda de la defensa, que De Tomás controlaba bien, pero Marchena llegaba para cortar y una buena jugada de Burgui, que tras regatear a varios jugadores remataba a las manos de Lux.

La mala noticia la puso Ínsua, su lesión con la primera parte casi terminada, preocupó a Riazor. Kaká entraba en su lugar.

Nos íbamos al descanso, 1 a 0, mucho frío y pocas ideas.

La segunda parte comenzaba de manera inesperada,  Cabrera realizaba una brusca entrada a Juan Domínguez en el centro del campo, la manera como se produjo y la zona del campo en la que la realiza, hacía a De Burgos Bengoetxea expulsar a el jugador, demasiado castigo una vez vistas las repeticiones.

Se ponía de cara el partido para el Depor, que parecía disponer por fin de una víctima propicia en el campo para devolver a la afición todo lo que esta le regala cada quince días.

Nada más lejos de la realidad, los blanquiazules continuaron sin ideas, dejaron el control del partido al Castilla y apenas realizó juego en lo que restaba.

La entrada de Núñez por un Rudy desacertado pretendía dar más profundidad, pero no era el día de los de Vázquez.

El Depor tocaba bien el balón en campo propio, conseguía salir de la presión con aparente fluidez, pero a partir de tres cuartos, la clarividencia desaparecía y tan sólo Culio con sus conducciones, a veces exageradas, o Luisinho con su gran movilidad era capaz de crear peligro.

Ya en el 84, Luis entraba por un cansado, trabajador y desasistido Bastón.

Y sería Luis, en el que una de sus primeras y únicas jugadas, recibe en la frontal un pase de Culio y tras un buen disparo dobla las manos de Pacheco, para poner el 2 a 0 en el marcador y traer la tranquilidad a las gradas.

2 a 0, fin del partido, partido malo del Deportivo, en el que, a pesar de que apenas pasó problemas en defensa, quedaron patentes una vez más  las dificultades para la creación de juego en zonas de ataque.

Lo mejor:

–          Culio parece volver a ser un jugador determinante, sigue conduciendo demasiado, pero ayer volvió a echarse el equipo a la espalda.

–          La aportación de Luisinho fue la mejor noticia del partido, movilidad, desborde y buenos centros traerán consigo más partidos en esa posición.

–          La entrada de Marchena aporta carácter, calidad y galones a  un Depor con necesidad de líderes.

–          La defensa vuelve a sostener al Depor.

Lo peor:

–          El juego plano es preocupante, las ocasiones son escasas y cada partido se complica.

–          Juan Domínguez sigue desaparecido, cada vez que el la toca Riazor sonríe, pero sus apariciones deben tener más continuidad.

–          Rudy tuvo su peor partido, perdió infinidad de balones. Debe ser un jugador determinante en el Depor, su calidad es indudable, pero alguien debe regular sus regates.

 

Ficha ténica:

Deportivo: Lux; Laure, Marchena, Insua (Kaká, min. 44), Luisinho; Álex Bergantiños, Juan Domínguez; Rudy (Núñez, min. 59), Culio, Luisinho; y Borja (Luis Fernández, min. 84).

Real Madrid Castilla: Pacheco; Llorente, Pulido, Cabrera, Casado; Benavente (Jaime, min. 61), Omar Mascarell, José Rodríguez, Lucas Vázquez (Rozzi, min. 74); Burgui (Quini, min. 51) y De Tomás.

Goles: 1-0, min.14: Marchena. 2-0, min.92: Luis Fernández.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea, del colegio vasco. Amonestó a Culio, Laure y Luis Fernández, por parte del Deportivo.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: