Somosdepor.com

El cuento de la lechera

Partido de necesidades y ansiedades por parte de dos equipos que necesitaban una victoria para poder respirar tras unos últimos resultados que estaban levantando dudas en sus respectivas aficiones.
Peor llegaba la UD Las Palmas, con el debut de Pepe Mel que volvía a Riazor a la que fue su casa. El ex entrenador blanquiazul planteó una primera parte muy intensa con un Araujo muy activo que se movía entre líneas y generaba cierto peligro a la meta de Dani Giménez, que no tuvo mucho trabajo.
En el otro área el Dépor no terminaba de encontrar los caminos necesarios para perforar la meta de los canarios. Ocasiones aparecieron, pocas eso sí. En el minuto siete, el Dépor desperdició la más clara del encuentro hasta ese momento. Domingos Duarte remató sólo en el área rival y cuando Riazor cantaba gol, Raúl Fernández apareció para salvar a su equipo.
Pasaban los minutos y el Dépor aparecía tímidamente por el área amarilla pero sin llegadas demasiado claras. Le falta chispa a este equipo que tras la salida de Carles Gil, la lesión de Carlos Fernández y el bajón de Fede Cartabia, no es capaz de dominar los encuentros ni de aparecer con claridad en los tres ciertos de campo contrario.
Falta de claridad de ideas, un equipo bien aplicado en tareas defensivas y un árbitro demasiado permisivo con los visitantes, acabaron con las acometidas blanquiazules que veían como se pasaban los minutos y la ansiedad comenzaba a aparecer.
Si mediocre fue la primera parte del Dépor, la segunda acrecentó las dudas de este equipo de alcanzar el ascenso directo. Sin ideas, sin claridad y sin pegada, se fueron agotando los minutos mientras Las Palmas se empezaba a relamer cómo lo hace un buitre que huele a su cadáver desde el cielo.
La clave del encuentro fue la expulsión de Edu Expósito por una entrada innecesaria y a destiempo. Además la puntilla para el conjunto gallego la puso un ex deportivista. Aythami enganchó un balón en la frontal y definió cómo cualquier delantero de primer nivel hubiera firmado.
De aquí al final; nervios, ansiedad y pitos en Riazor. Muchas cuentas se hacían antes de esta racha de partidos en casa con los puntos que se iban a conseguir frente a rivales muy potentes en la categoría. A medio camino al Dépor se le ha roto el cántaro de los puntos sumados sin jugarse y se vienen encima los problemas para un equipo que no soporta la presión ni es capaz de asomarse a los puestos y punteros de la clasificación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: