Somosdepor.com

El día de la marmota

La sensación de haber vivido esto ya demasiadas veces exaspera al deportivismo.

Paciencia, dice mi otro yo. Pero todo empezó torcido ya incluso antes de saltar al verde
del Alcoraz. Tras la flaqueza defensiva demostrada en Riazor contra el Oviedo Anquela
pensaba dar entrada a Noloskain, pero una apendicitis de última hora lo convirtió en baja
para varias semanas. Ya empezamos, me dije al leer la noticia. Sumémosle que eso de
enfrentarte a un equipo que tiene más coruñeses que tú, más caras conocidas para
algunos en el equipo contrario que en el propio, todo eso eran un mar de malos
presagios.

No exageremos, me dije. E ilusionado aunque moderadamente pesimista me aposté
frente al televisor. La cosa ya no empezó bien. No ganábamos ni un solo duelo. En
realidad no funcionaba nada y los primeros veinte minutos sólo jugábamos a
defendernos (mal) y al patadón para Koné y a correr. Y llegó el gol anulado. Mi duda ya
no está en si estaba en fuera de juego(creo que sí) está en si Koné no llega a tocar ese
balón hubiera entrado igual después de impulsarlo Bergantiños.
Mala suerte, pensé. Pero confirmé el mal fario con el primer gol del Huesca. Un buen
robo defensivo de Gaku que despeja horriblemente mal y da en la espalda de un Luis
Ruiz desastroso que se convierte en una asistencia para el gol de Eugeni. Increíble pero
en la línea de nuestro Dépor.

Toca atacar, supuse, quizá nos permita ver algo de juego por parte de los nuestros. Pero
aunque por momentos parecía que Gaku quería coger las riendas, que Aketxe empezaba
a carburar era un espejismo, la banda izquierda era una sangría insultante, no
ganábamos un balón y en defensa todos parecíamos un flan. Dos a cero. Raba se veía
que nos la iba a montar desde el primer minuto.

Llegó la segunda parte, el tercer gol y los cambios. Longo y Cristian le dieron vida al
equipo durante diez minutos vida. Los diez minutos que se debieron desconectar del
partido los jugadores granotas. Cristian hizo el tres a uno y pudo marcar otro y fin de la
historia. A Partir de aquí monólogo de los de Michel pisando totalmente al Dépor.
Esto es lo que hay, me resigné. La tan hablada intensidad de Anquela se había quedado
sólo en el banquillo. El concepto equipo totalmente desnortado. A lo mejor es esto lo
que hay y no podemos aspirar a mucho más. Por lo visto en el alcoraz sí, me dije, pero
quedan días para reforzarnos, para engrasar las piezas y seguro que vamos a mejorar.
Nada es como empieza y no podemos bajar los brazos por un partido perdido. Quedan
cuarenta. Y el deportivismo nunca dará la espalda a su equipo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: