Somosdepor.com

El dilema de Lendoiro



Tras cinco lustros como presidente del Deportivo de la Coruña, Augusto César Lendoiro, vivió el 19 de enero su último encuentro desde el palco de Riazor como máximo dirigente del club. Con división de opiniones fue homenajeado por los Riazor Blues en el descanso de un partido frente a Las Palmas, que pasó a la historia por poner punto y final a la época más gloriosa del club gallego en toda su larga historia.
Veinticinco años de éxitos deportivos sin precedentes en el fútbol español y un agujero económico que provocó su salida precipitada. Esa mala gestión económica fue su tendón de Aquiles y el arma arrojadiza con el que Constantino Fernández golpeó hasta vencer al de Corcubión.

Pero sólo cinco años después el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio. En la comparativa de gestión, el actual presidente de Altia sale muy mal parado frente a Lendoiro. A nivel deportivo la comparación es ridícula. Títulos frente a mediocridad. A nivel social se ha pasado de la placidez hacía una guerra fratricida entre “Lendoristas y Tinistas”. Riazor se ha ido vaciando y no por culpa de la categoría en donde milita el equipo. Ver repetido el gol de Lassad en segunda y ver ahora el estadio provoca depresión al más forofo de los blanquiazules.

A nivel económico, la gestión de Constantino Fernández sufrió de un “efecto champange” que ha provocado una inusual reacción del aficionado coruñés. La vuelta de Lendoiro cómo único salvador de esta situación que se antoja desesperada, se ha destapado en las últimas fechas.

El que ha provocado esta situación es Jesús Martínez Loira. En un comunicado sin precedentes invita a Augusto César Lendoiro a tomar las riendas de este proyecto, invitando a todos los accionistas a delegar sus acciones para derrocar a Paco Zas (que ocupa la plaza de presidente interino tras el renuncio de Constantino Fernández).

La situación actual del Deportivo es límite. Hundido en la tabla, a punto de batir el récord negativo histórico del equipo y con muchas voces señalando la nula viabilidad del conjunto gallego en la segunda división B; se ha buscado una solución desesperada viendo que nadie da la cara ni es capaz de cambiar esta dinámica mortal.

Desde ese comunicado, Lendoiro no ha pronunciado palabra. Probablemente, se encuentre ante la decisión deportiva más importante a la que se haya tenido que enfrentar. Muchísimo que perder y poco que ganar. Nadie puede manchar su currículum deportivo, seis títulos lo avalan. Decenas de partidos memorables y jugadores excelsos que permanecerán en la memoria deportivista, todo bajo su mandato. Manchar ese historial con un descenso a segunda b y seguramente, caminar hacia la desaparición del club, es algo que hace temblar al más valiente de los deportivistas.

El Dépor camina hacia el infierno, con la inoperancia de sus actuales dirigentes y el miedo en el cuerpo de los que podrían ser una alternativa real de salvación. El Dépor se queda sin tiempo de maniobra para una salvación que se antoja ya milagrosa. Es ahora o nunca, es el momento en el que los verdaderos deportivistas deben dar un paso al frente o todos nos lamentaremos para siempre.

José López Barea

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: