“El que no trabaje, que no entorpezca”

El Deportivo atraviesa uno de los momentos más tensos de una temporada para el olvido. Tras el tropiezo ante el Extremadura – derrota todavía inexplicable – los coruñeses afrontarán dos partidos que pueden marcar el futuro del club. Si a la complicada situación deportiva le sumamos ‘marrones’ extradeportivos, la tarea resulta doblemente complicada. La noticia saltaba ayer en Abegondo: Emre Çolak se ausentó del entrenamiento sin justificación alguna.

En días como hoy, y en momentos como este, conviene recordar aquella pancarta que los Riazor Blues mostraron en Riazor en un encuentro contra el Levante: “El que no trabaje, que no entorpezca”. Con este mensaje, y repitiendo las declaraciones del entrenador de entonces, Cristóbal Parralo, los aficionados mostraban su apoyo al técnico en la decisión de expulsar a un jugador de un entrenamiento. Ese jugador era Emre Çolak. Dos temporadas y seis entrenadores después, el turco ha vuelto ha protagonizar un acto de indisciplina en un momento complicado para el equipo.

Siendo claros, el Dépor se juega la vida. Los choques ante el Mirandés y el Fuenlabrada son cruciales y marcarán el devenir de la institución. Al equipo le hace falta de todo menos niñerías y faltas de disciplina. Son los propios jugadores quienes tienen que sumar los puntos necesarios para lograr la permanencia. En este momento delicado, jugadores, técnicos, directos e incluso aficionados deberíamos recordar aquella pancarta que un día mostró Riazor. Todos a una y quien no quiera, que no moleste.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: