Somosdepor.com

EL VIAJE A NINGUNA PARTE

Metáfora: Del lat. metaphŏra,y este del gr.μεταφορά metaphorá.
1. f. Ret. Traslación del sentido recto de una voz a otro figurado, en virtud de una comparación tácita, como en las perlas del rocío , la primavera de la vida o refrenar las pasiones.

De siempre se ha escuchado que no hay nada peor que hacer nada “en caliente” o “a lo bruto”, una vez sucede algo que nos impulsa a guiarnos por nuestros instintos más
primarios; que siempre es conveniente dejar pasar el tiempo, que es quien atempera y da o
quita razones.
Pero lo que ya lleva casi un lustro en marcha, acercándose ya a marchas forzadas a la barrera de los mil quinientos días, es un despropósito de magnitud sideral, un viaje a
ninguna parte en que todos nos hemos embarcado, en el que la soledad del páramo nos lleva a sufrir un espejismo tras otro: una victoria o empate puntuales que no son más que
eso, espejismos. Una metáfora cruel y brutal de aquellos que, en busca de un trozo de pan, intentaban llevar un poco de alegría a un páramo físico y sentimental como era la España
de la posguerra, como se refleja en la magnífica película de Fernán-Gómez.
Y así nos movemos, arrastrándonos por los campos de España, como cómicos de la legua, una Gloria pasada en la que, quienes no la vivieron, se atreven a poner en duda
hasta la náusea, en un estúpido ejercicio de masoquismo negacionista, mientras los que ya
tanto llevamos, asistimos con una mezcla de rabia e impotencia cómo los trofeos se ennegrecen con paso del tiempo, cómo lo que recordamos en color pasa a un blanco y negro depresivo y nostálgico, rozando el sepia de algo que ya casi damos por cierto que ya nunca volverá.
A estas alturas de la película, hacer de tripas corazón y seguir adelante se antoja un ejercicio casi sobrehumano, sobre todo cuando son más de cuatro años jugando sobre al alambre con un yunque ardiendo y colgado de cada brazo, esperando que otros tres se
caigan del cable antes de nosotros, jugando con un fuego del que ya sentimos el calor que ya empieza a quemarnos; mientras los notarios de la actualidad, en su inmensa mayoría,
miran hacia otro lado intentando nadar y guardar la ropa, mientras el remolino del barco que se hunde, capitaneado por quienes no distinguen babor de estribor, acabará
levándonos a todos al fondo y a ellos también.
Hora es ya de hacer algo. No podemos resignarnos a que cada viaje acompañando a nuestros colores sea un simple y mero ejercicio de turismo, en el que tengamos que
autoconvencernos de que lo importante es el viaje y cambiar de vez en cuando de aires, en
vez de seguir y animar a nuestros colores, a lo que nos une con un sentimiento de pertenencia que va más allá de la lógica, a lo que nos ha puesto en el mapa y aún hoy se
nos recuerda allá donde vayamos y por mucho tiempo que haya pasado.
Actuemos. Antes de que sea demasiado tarde, si no lo es ya.

Francisco Morán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »

shop giay nuthoi trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautiful

A %d blogueros les gusta esto: