Hacerse el ‘harakiri’

Como si de un samurái derrotado se tratara, la dirección deportiva coruñesa se está desprendiendo de sus mimbres más preciados. La última salida, y quizás la más dolorosa, es la de Fede Cartabia.

La marcha del astro argentino vuelve a poner en tela de juicio el trabajo de Carmelo Del Pozo. Cartabia jugará en los Emiratos Árabes y el Deportivo pierde a uno de sus activos más importantes. Pese a las anteriores salidas de Quique, Mosquera o Expósito, el límite salarial sigue poniendo en ‘jaque’ la planificación deportivista.

Personalmente, no termino de entender el adiós de Cartabia. ¿Límite salarial? ¿Imposible traer refuerzos sin antes desprenderse de las fichas más altas? ¿Por qué el Dépor debe librarse de Mosquera, Juanfran o Fede, mientras Málaga y Zaragoza fichan a jugadores del caché de Okazaki o Kagawa? Todo son dudas, nada esclarecidas, que dificultan todavía más la digestión de una triste despedida. Si perder al jugador con más talento de tu plantilla es duro, saber que se marcha cedido, a una liga de bajo nivel y con una opción de compra a muy bajo coste, es una tragedia. Lo más parecido a hacerse un ‘harakiri’.

A la actual dirección deportiva hay que agradecerles muchas cosas. La primera, que el Deportivo no se encuentre en una situación límite como la que viven en Málaga o en Gran Canaria, sin poder inscribir la totalidad de la plantilla debido a sus problemas económicos. La confección de la nueva plantilla tiene, bajo mi punto de vista, un balance positivo. Las llegadas de Shibasaki, Aketxe o Longo suman calidad y talento sobre el verde. No obstante, son más sonadas las decepciones. La salida de Edu Expósito, una venta ejecutada por un precio inferior a su valor, o la rescisión del contrato de Pedro Mosquera han sido golpes difíciles de encajar para el aficionado. La última puñalada tiene a Federico Cartabia como protagonista. El protegido de Riazor. Pese a que Carmelo calificó de ‘viable’ la continuidad del argentino, nunca la tuvo en sus planes.

En el fútbol mandan los resultados. Si el Deportivo comienza ganando los tres primeros choques y se sitúa en lo más alto de la tabla, todo el mundo alabará la labor de la secretaría técnica. Sin embargo, de no ser así, resultará tremendamente complicado no acordarse de los Edu, Mosquera o Cartabia. Desde bien pequeño siempre me enseñaron que “los buenos siempre en mi equipo”. Es por eso que no comprendo la lógica que lleva a traspasar a Fede Cartabia para quedarse con otros jugadores, de menos talento, pero con un salario similar. Por el bien del Deportivo, de Carmelo Del Pozo y del aficionado, que los resultados den la razón a esta arriesgada estrategia.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: