Historias de VAR (primera parte)

  • Se abrió el telón en Riazor y bajó un sol de justicia el Dépor se llevó el primer round contra un rival amigo y directo.

Caminaba entre brumas, aún envuelto en los turbios pensamientos de Mallorca, rematando una y otra vez aquel centro de Expósito a la cabeza de Marí. De repente volví de mi vigilia para admirar el camino hacia mi Estadio, el más bonito del mundo. El sol, ese que este verano quiso darnos esquinazo, lucía pegando con rabia, feliz al empezar una nueva temporada. Y con él miles de aficionados, la mayoría Deportivistas pero también muchos ovetenses que gracias a un horario decente pudieron disfrutar de un día de fútbol, hermanamiento, sol y gastronomía. El color azul dominaba caminando por Rubine.

El que más y el que menos dudábamos qué nos íbamos a encontrar. ¿Cómo sería el Dépor de Anquela? ¿Cómo respondería ante un partido de competición? La respuesta en noventa minutos.

Todos los Dépor de Anquela se dieron cita ayer en Riazor, cómo en un buen comienzo, como en el tráiler de la nueva temporada de una gran serie diciéndonos: ¡Esto es lo que os espera chavales!

Veinte mil gargantas le respondieron gritando todo el partido, con los Blues como gran termómetro de animación y picados por los más de dos mil ovetenses que nunca dejaron de animar a su equipo. Si había alguna duda de fractura entre la afición y equipo, hoy quedó claro que esa comunión es inmortal, aunque cómo en todos los matrimonios a veces haya pequeñas peleas.

El Dépor jugó a rachas, empezó feroz con un Gaku cogiendo galones y haciendo cosas que llevábamos años sin ver en Riazor. Un Koné incansable dio la bienvenido al gran invitado de este año, el Var, o lo que es lo mismo, lo más parecido a la justicia en el fútbol. Sé qué todos dirán lo mismo pero el Dépor siempre ha sido un equipo maltratado por las decisiones arbitrales (y no meteré el dedo en la llaga en la causa) y el Var es un bálsamo que curará y cerrará muchas de ellas.

Con el 1-0 el partido se volvió monótono. El Oviedo no daba con la tecla con un Saúl Berjón muy bien tapado por Bóveda. Nosotros vivíamos a golpes, con las cabalgadas por banda de Galán y Valle, un Aketxe intermitente y Alex destruyendo. Así se llegó al descanso, no diríamos que era un buen partido, pero habíamos visto detalles.

En la segunda parte comenzó dominador el Oviedo, el Dépor se echó atrás por un momento, agazapado. Comenzó a apagarse nuestro príncipe del Imperio del Sol naciente y con él nuestro fútbol. Había garra, sudor, ganas pero faltaba fluidez. Hasta que en una jugada por banda, buena combinación entre Bóveda, Galán, Bergantiños y Aketxe se le abre una autopista al vasco qué nos presenta otra de las credenciales de este Dépor. Su variedad de recursos. Y Riazor lo celebra ilusionado.

Pero quien no conozca nuestra historia reciente sabe que no sabemos vivir sin estar en el borde del alambre, sin el riesgo, sin la adrenalina pura. Y así, en uno de esas pájaras tan nuestras el Oviedo se hizo con el control. Mientras, Anquela en la banda no sabía responder. Recortaron distancias, empataron y pudieron llevarse los tres puntos. Así es el fútbol. Pero en la cabeza del héroe, mientras veía en la banda que sería la solución desesperada, y que incluso Longo que llevaba dos días en Coruña había entrado antes que él, sólo había una misión: marcar el gol del triunfo. No sólo sé tocar la gaita, no sólo soy guapo dijo mientras le hacía un sombrero al defensa del Oviedo. Soy jugador de fútbol y nunca he bajado los brazos, y he venido aquí para demostrarlo. Y el balón entró. Y Riazor explotó en un final de cuento. Y el Dépor de Anquela, nuestro Dépor empezó con triunfo esta segunda larga travesía por el infierno. Mallorca, qué lejos estás ya.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: