La Flor de Fernando

Algunos ya habrían apagado la televisión, otros lo estaría haciendo con desgana, pero si algo te enseña este equipo, es que nunca está muerto.

Esta vez no lo hizo a través de un recital de gran juego, ni colgando balones y sucediéndose las oportunidades. No. Lo hizo con la flor de Fernando, esa que aparece en las mejores ocasiones, pero no olvidemos que esa flor a veces, se convierte en veneno, como pasó en la temporada del último descenso de primera.

El equipo, esta vez, salió bien plantado en el campo, sin dejar que la Ponfe desplegara su juego y con un puñal resucitado en la banda derecha, llamado David Simón, casi un año después, parece que vuelve por sus fueros, otra alegría para el de Castrofeito, por su perfil tan distinto al de Bóveda.

Así se fueron sucediendo las oportunidades, un disparo de Aketxe con un posible penalti a Mollejo que ni se revisa y un remate de este mismo, que increíblemente lo mandó fuera. Lo mejor del primer tiempo los controles de balón y florituras del vasco. El resto del equipo, en general bien, con un mandón Agbo en el centro del campo.

Todos auguraban un segundo tiempo parecido, pero la estrategia de los entrenadores cuenta, y mucho, y Bolo es muy bueno. Así que la Ponfe despertó, y acorraló al Dépor en su campo, ya no subía ni Simón ni nadie y así acabó llegando el gol de los vecinos. Todos pensamos que con los cambios podía regenerar el equipo, pero ahí la Ponfe se mantuvo fuerte atrás, corrigió errores del primer tiempo y maniató las bandas, así el Dépor se tornó inofensivo.

Y así estábamos todos, pensando en que nos quedábamos con 41 puntos y que si todo pasaba como se preveía, y al final ocurrió, acabaríamos la jornada otra vez en descenso.

Pero los astros se alinearon, y un gol y propia puerta y una genialidad de Aketxe después de una salvada entre Dani y Bergantiños, provocaron el gol de Colak. Y el delirio en un Riazor vacío.

Volvieron las carreritas, volvió ese equipo no exento de suerte, con una pegada criminal, y con una defensa rocosa. Seguimos a tiro de piedra del descenso, no lo olvidemos, pero recordemos de dónde venimos, así será más fácil saber a dónde vamos.

Próximo destino: Tenerife, sin nada que perder.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: