Riki, arma ofensiva para "atacar" Bilbao

El madrileño se erige como la mejor arma ofensiva con la que cuenta Oltra, y está en número de mejorar su mejor marca goleadora.

La falta de acierto de cara a portería es de lo poco que se le puede achacar al equipo con respecto al encuentro del pasado domingo. Por mediación de Laure, Ayoze, Bruno Gama o Valerón, los balones iban llegando al área de Munua en donde “morían” al no encontrar rematador. Mala suerte para un equipo que genera ocasiones y llegadas al área en todos los partidos. Haciendo balance del encuentro, y fijándonos en las estadísticas, puede resultar curiosa esta circunstancia.

El Deportivo ocupa, tras doce jornadas disputadas, el puesto de quinto equipo goleador – con 18 tantos, los mismos que el Sevilla – y su promedio de acierto por partido está a un nivel de equipo “medio-alto” de la tabla. Los de Oltra marcan 1,33 goles por partido en casa, 1,67 en territorio “enemigo”, mientras que ese primer tanto que abre la lata llega en torno al minuto 309 de partido. Es innegable, y así lo reconocerá todo el mundo, que la defensa es la base de todo buen resultado, pero tras partidos como contra el Levante importa también más la efectividad que se tenga de cara a portería.

Ante el Athlétic de Bilbao volverá a ser Riki la referencia atacante, el hombre al que llegarán las jugadas trenzadas por Pizzi, Bruno Gama y Valerón. El madrileño ha marcado 4 goles en 12 partidos, ante Real Madrid – tanto que finalmente no tendría incidencia en el marcador -, Zaragoza – en una jugada de “killer” -, Getafe – tras asistencia de Piziz, al poco de comenzar el partido – y Osasuan – primer encuentro de Liga y primera victoria. De seguir a este ritmo, el madrileño alcanzaría este año su mayor cifra goleadora en Primera División, tanto como blanquiazul o en su etapa en el Getafe.

En sus nueve años en la máxima categoría, su mejor marca goleadora se sitúa en ocho goles – con los azulones en la 2005/2006, y con el Deportivo en la 2009/2010 -, y tan solo ha superado los diez tantos la temporada pasada en Segunda División, al lograr catorce “chicharros” gracias a los cuales se consiguieron importantes victorias. El domingo, en San Mamés, es el momento idóneo para que no pierda su olfato goleador y sea capaz de dejar el balón en las redes de la portería local. Con una defensa de circunstancias como la que presentará Oltra, Riki será sin duda la mejor arma para contrarrestar los ataques de Llorente.

A sus 32 años esta podría ser la temporada de su “consagración definitiva en Primera”, consciente además de que su renovación y el futuro del equipo pasa, en gran medida, por lo bien reguladas que estén sus botas.  

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: