Trofeo Teresa Herrera: Entre empanadas y grandes jugadores

Tras mucho tiempo esperando ha llegado la hora de ver a nuestro equipo en Riazor, de ver a los jugadores que defenderán nuestro escudo y nuestra camiseta por los campos de España. Y como viene siendo habitual en los últimos años, la presentación del equipo será “directamente” en un partido de fútbol, de forma que la que era “tradicional” presentación en sociedad no se producirá.

A pesar de que este año un periódico (el DXT Campeón) y cientos de aficionados lo intentaron, finalmente el club desechó la idea de presentar uno por uno a los jugadores, quizás motivada esta decisión por la “lentitud” a la hora de llegar los fichajes, o por no saber si algunos de los jugadores que ahora están en la plantilla empezarán la temporada con el equipo.

Sea como sea, la ocasión será igual de especial. Y es que el Teresa Herrera es uno de los trofeos más importantes de España y, hace años, su importancia traspasaba todas las fronteras. La importancia del torneo radica, sobre todo, en la figura de la mujer que “donó” su nombre para el trofeo. Y digo lo de donar, porque Teresa Margarita Herrera y Posada (Coruña, 1712) es conocida porque gracias a sus bienes se pudo construir un Hospital de de Caridad, ya que los donó a la Congregación de la Virgen de los Dolores.

Mucha gente desconoce la historia de un torneo que tuvo su primer partido en el 1946. En dicho año, y para aliviar los problemas económicos existentes, se decidió crear un evento futbolístico con el fin de “canalizar” a través del balón la generosidad de la gente, por lo que debido a ese carácter benéfico,  se le decidió otorgar el nombre de Teresa Herrera. El primer partido lo disputaron el Athletic Club y el Sevilla, siendo los primeros campeones los hispalenses al ganar por tres goles a dos al equipo vasco.

A partir de ese momento, por la ciudad coruñesa pasarían los clubes más punteros de cada época, desde los Barcelona, Real Madrid o Valencia, pasando por los “todopoderosos” Oporto, Santos o Botafogo. Precisamente, es uno de los partido entre estos dos últimos clubes de los que más éxito y notoriedad han tenido en el torneo, ya que en el 1959 Pelé y Garrincha disputaron la final, siendo los campeón el Santos.

También en el 1953 participó el Real Madrid de Di Stefano y Gento, justo un año antes de convertirse en el mejor club del Siglo XX. Pero otros equipos que pasarían por el Trofeo serían todo un PSV, Boca Juniors (con Riquelme y Palermo como estrellas), el Sao Paulo o el AC Milán que tan buenos recuerdos otorga a la parroquia deportivista. Tan solo Maradona es, de los “grandes jugadores” de su época, de los pocos que no ha participado en el torneo, ya que Cruyff si que jugó con el Barcelona, algo que indica sin duda el nivel de importancia del torneo.

Curiosamente, y a pesar de que ahora se asocia el nombre del Trofeo al Deportivo, no fue hasta el 1955 cuando el club coruñés participó por primera vez. Y es que las normas originales no “permitían” la participación de los blanquiazules para así conseguir un cartel “original” y atractivo que consiguiese que se reuniese el mayor número de aficionados al balón. Esa primera participación sería ante el Athletic Club de Bilbao, llevándose la victoria los “locales”.

La siguiente participación no tendría lugar hasta el 1962, cuando unos problemas de última hora provocaron que el Benfica de Eusebio no tuviera rival, por lo que los organizadores del torneo recurrieron al Deportivo como la opción más rápida para que disputarse el torneo. Ese año, los portugueses llegaban como los flamantes campeones de Europa y, ante toda sorpresa, terminaría derrotados. Un contundente 4-2 que quedará para la historia fue el resultado, en un partido en el que los goles blanquiazules corrieron a cargo de Montalvo, Veloso, Ruíz y Jaime Blanco.

Sin embargo, con el paso de los años el Deportivo acabaría siendo uno de los equipos “fijos” del Trofeo, de forma que tras la disputa del XLV Trofeo Teresa Herrera cuando se convirtió en el equipo con más participaciones. Además, es el equipo con más títulos en su palmarés, con un total de 16, el doble del Real Madrid (8 victorias) y el Atlético de Madrid (6). El máximo rival del Deportivo, el Celta de Vigo, tan solo ha ganado una vez el torneo, en el año 1999, tras ganar en la final a todo un Boca Juniors.

Durante todos estos años se han ido intercalando diferentes formatos, a pesar de que en sus orígenes sería disputado a partido único. A partir del 1964 se buscaría otorgar otro nivel al torneo, por lo que se pasó a disputar entre cuatro equipos, usando el formato de semifinal y final. Sería en el 2003 y 2005 cuando se disputaría a modo de triangular.

Pero si por algo se distingue el Trofeo, además de por el fútbol, es por el premio que se lleva el campeón: una réplica de la Torre de Hércules. En sus orígenes, el trofeo era una Copa, que con el paso de los años ha ido evolucionando, pasando a ser una réplica del gran faro de la ciudad. Tan importante es la “unión” del Teresa Herrera y de la Torre de Hércules, que hay una anécdota en la que se cuenta que un ex presidente uruguayo (y presidente de honor del Peñarol), Julio María Sanguinetti, declaró durante una visita al faro que se le hacía familiar. No sería hasta que entró en el Playa Club, lugar en donde vio la réplica del trofeo, cuando se dio cuenta de que le sonaba la Torre de Hércules por los dos trofeos con los que cuenta el Peñarol.

Además, el Trofeo Teresa Herrera era un punto de unión de familias y grupos de aficionados al deporte, que se juntaban en los aledaños del estadio de Riazor desde horas antes, para ponerse al día y disfrutar de una gran tarde de fútbol. Y, una vez dentro, tenía lugar una de las imágenes curiosas de la historia del torneo, que era cuando la gente compartía la comida que llevaba, siendo uno de los principales “reclamos” la empanada. Con el paso de los años esto se ha ido perdiendo y, quizás, sea uno de los aspectos que los más viejos del lugar echan de menos.

El aspecto negativo, es que  ha ido disminuyendo el nivel de asistencia, toda vez que el Torneo ha ido perdiendo “interés”, ya que la participación del Deportivo en Europa provocó que el interés del torneo ya no estaba necesariamente en ver a equipos de primer nivel. Aún así, este año será el Atlético de Madrid el que dispute el torneo. Y es que los campeones de la antigua UEFA llegan a Riazor debido a la “obligación” firmada por el traspaso de Filipe a los madrileños. Pero ya solo viendo los 24.000 socios actuales, es más que probable que la entrada sea la mejor de los últimos años.

El Trofeo ha ido evolucionando con el paso de los años, y como hemos visto que ha tenido sus momentos álgidos y sus momentos bajos, a buen seguro que seguirá por muchos años, y los tiempos de gloria volverán al estadio, al igual que el Deportivo volverá a ser el equipo puntero que maravillaba por los campos europeos.

¡Forza Dépor!

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: