¡Volvemos a Primera!

Las calles de Coruña se tiñeron de blanquiazul, la afición sacó a pasear sus camisetas y bufandas y el estadio de Riazor se llenó de banderitas que ondeaban impacientes esperando el mejor resultado. Un partido cargado de tensión y nerviosismo que hizo temblar a los deportivistas ante un buen Huesca que empezó adelantándose, pero Riki y, otra vez,  Xisco culminaron la remontada dándole la vuelta al marcador.

Los primeros 45 minutos de juego fueron largos, el Dépor buscaba sin descanso el gol pero los de Quique Hernández  no iban a poner las cosas fáciles y lucharon por poner en peligro al conjunto local. Riki tuvo la primera oportunidad de adelantarse poco después de empezar a rodar el balón, así como Guardado que avisaba con un lanzamiento que desvió Luis García. El Huesca aprovechaba las contras y, tras la primera media hora de partido, una buena jugada de Antonio Nuñez  y la imprecisión de la defensa local acabó con el esférico dentro de la portería de Aranzubia. Un gol inesperado que silenció Riazor. Pero sólo durante un par de segundos ya que la afición reaccionó al instante y siguió gritando sabiendo que quedaba mucho tiempo por delante para voltear el resultado.

El descanso se acercaba y los blanquiazules intentaban recortar distancias antes del pitido. Morel corrió confiado hacia la línea de fondo y puso un centro raso que Riki anticipándose a su defensor en el primer palo remató a la red. El empate en el luminoso devolvió cierta tranquilidad a la grada viendo más cerca el sueño de Primera.

En el segundo tiempo los jugadores deportivistas salieron decididos a marcar el tanto de la victoria. Pero la posesión del balón se resistía y el conjunto oscense seguía presionando. Tras algunos acercamientos al área rival y algún intento por parte de Huesca de batir a Aranzubia, Jose Luis Oltra decidió que era necesario mover ficha y sacó del campo a Lassad.  Xisco ocupó el lugar del francotunecino y saltó al campo con ganas de gol. El delantero balear ya le dio el triunfo al Dépor en el último suspiro la pasada jornada ante el Nástic y en esta ocasión no podía ser menos. Tan solo 3 minutos después de su entrada, Xisco remataba de cabeza un centro de Bruno Gama al que Riki no llegó y desató la locura deportivista en Riazor. Un 2-1 que sabía a gloria y que había que conservar como fuera hasta el minuto 90. Para ello entró Borja, con el que el Dépor ganó consistencia en el medio del campo. Con uñas y dientes los blanquiazules defendieron su área y las ocasiones de gol fueron menguando. El tiempo parecía que no pasaba en los relojes de los deportivistas, incluso Aranzubia preguntaba al banquillo cuanto tiempo quedaba. Laure saltó al terreno de juego para poner su granito de arena en un partido histórico. La grada ya estaba en pie y en los minutos de descuento Riazor ya era una fiesta con el cántico “el Dépor es de primera”. Y así es, el sueño se hizo realidad. La promesa se cumplió un año y seis días después y el “We are the champions” sonó en el estadio. Jugadores y aficionados saltaban, cantaban y lloraban por un solo motivo: hemos vuelto al lugar de donde nunca debimos salir. Forza Depor!!

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: